Hacia una patria más justa y próspera: una cruzada contra la pobreza

None

ConferenciaAl comenzar el 2014, Funides renueva su compromiso de contribuir al objetivo de todos los nicaragüenses de tener una patria más justa y próspera.

Para lograrlo tenemos que crecer mucho más rápido y en forma que el crecimiento nos beneficie a todos. Esto requiere avanzar en varios frentes que se complementan. Avanzar solo en unos pocos no es suficiente; tenemos que hacerlo en todos. Este es el desafío que tenemos como nación.

Tenemos que fortalecer nuestra institucionalidad en su sentido más amplio, incluyendo el balance entre los poderes del Estado y el cumplimiento de las leyes. Esto es esencial no solo para generar mayor inversión y crecer más rápido, sino también para aumentar el bienestar social y la protección de los pobres.

Tenemos que mejorar nuestra productividad para poder ser competitivos en el siglo 21 y acelerar nuestro crecimiento económico con una educación de mayor calidad desde la preescolaridad, que brinde las habilidades necesarias que demanda la economía; mejor salud y nutrición desde la infancia; mejor infraestructura; y apoyo a la innovación y la incorporación de mejores técnicas.

Tenemos que eliminar regulaciones, trámites e impuestos, que aumenten innecesariamente los costos de invertir e impidan la formalización de las empresas y los trabajadores. La formalización no solo aumenta la productividad de la economía, sino que también, bajo un sistema solvente de pensiones, evita que los adultos en edad de retiro caigan en la pobreza.

Lo anterior no solo generaría un mayor crecimiento, sino que reduciría más rápidamente la pobreza y la inequidad de nuestro país. Pero, para tener un crecimiento más inclusivo, tenemos que asegurarnos además de que el gasto público social se destine a los más pobres, y en una forma que los ayude a salir efectivamente de la pobreza y no solo del problema del día. Esto requiere, entre otros, un gasto social que contribuya a mejorar su salud y educación; que les dé caminos y acceso a mercados; y que les facilite el acceso al crédito y a mejor tecnología.

Finalmente, pero no menos importante, tenemos que consolidar nuestra estabilidad macroeconómica, continuando políticas fiscales y crediticias responsables que garanticen la estabilidad del córdoba, y vigilando, dentro de los principios de una economía de mercado, el crecimiento de la deuda externa privada.

Nuestro nivel de pobreza es inaceptable. Unámonos todos los nicaragüenses en una cruzada contra la pobreza.

* El autor es director ejecutivo y presidente de la Comisión Económica de FUNIDES.

Carlos G. Muñiz B.