¿Cómo lograr que Nicaragua sea más productiva?

None

1-competitividadEn los últimos años, se ha llegado al consenso de que Nicaragua necesita crecer sostenidamente a tasas mayores a las actuales para reducir más rápidamente la pobreza. En este sentido la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (FUNIDES) ha propuesto crecer sistemáticamente al menos a 7% cada año. Para ello, tenemos el gran reto de mejorar nuestra productividad. Pero, tal como señala el ganador del Premio Nobel de Economía en 1993, Douglass North, “lo que necesitamos saber es cómo lograr que un país se vuelva productivo”. 

En Nicaragua ya nos hemos puesto de acuerdo en muchos de los aspectos que debemos mejorar: la calidad y pertinencia de la educación, en todos sus niveles; nuestro sistema de salud; mejor y más infraestructura; fomentar la innovación e incorporación de nuevas tecnologías en los procesos productivos; continuar asegurando la estabilidad macroeconómica y un manejo responsable de nuestras finanzas públicas. Más recientemente hemos iniciado a comprender que necesitamos trámites más ágiles, para disminuir los costos de hacer negocios para las empresas y fomentar su formalización y la de sus trabajadores. La formalización contribuye a aumentar la productividad de la economía.

Pero debemos agregar un frente más, ¡también una institucionalidad fuerte genera productividad!

North señalaba que se debe contar con derechos de propiedad bien definidos, porque estos generan incentivos a los agentes económicos para ser productivos. Por ejemplo, si tenemos certeza de que se respetarán los derechos sobre una propiedad, los agentes económicos tendrán incentivos para invertir en ellas y los bancos tendrán incentivos para otorgar créditos, aceptándolas como colateral. Pero en Nicaragua, el manejo histórico de varias vías para adquirir derechos de propiedad ha puesto en duda el valor de ciertos títulos, limitando su uso como colateral, y a esto se suma que el 9% de superficie agrícola carece de un título de propiedad.

Hay algo más. También se necesita de un sistema judicial que garantice el cumplimiento de los contratos. Esto disminuye la incertidumbre y evita que la aversión al riesgo de los agentes económicos obstaculice nuevas formas de colaboración y transacciones económicas. Ambas condiciones, derechos de propiedad bien definidos y un sistema judicial eficaz, permiten que las personas y las empresas puedan colaborar y que la actividad económica se realice de la manera más eficiente.

Las instituciones crean un marco de incentivos. Buenas instituciones incentivan el crecimiento, mientras malas instituciones generan pobreza. Una institucionalidad con buenos fundamentos inspira confianza en que las reglas del juego no cambiarán súbitamente, y permite que los agentes económicos puedan tomar decisiones de inversión con más confianza, basadas en el largo plazo.

La Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (FUNIDES) a través de su Informe de Institucionalidad Económica pretende contribuir al diálogo sobre este tema, esencial para el desarrollo sostenido de nuestro país, aportando ideas de mejora en cada una de las áreas que analiza: Comercio transfronterizo, Tramitología, Derechos de propiedad y Seguridad jurídica.