¿Por qué Nicaragua necesita facilitación comercial?

None

images (2)Todos sabemos que en los últimos años, Nicaragua ha avanzado en la liberalización del comercio exterior, pero no podemos perder de vista que esto por sí mismo no es suficiente. Para incrementar nuestras ventajas comparativas, también necesitamos dirigir esfuerzos hacia la facilitación comercial.

A través de trámites ágiles y procesos sencillos, se garantizan menores tiempos y costos más bajos a la exportación e importación, lo cual impactaría positivamente en la competitividad y en los niveles de precios respectivamente. Para un exportador sería más rentable exportar, mientras los consumidores verían aumentar sus salarios reales, al tener precios más bajos en los productos importados.

Por ello, la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (FUNIDES) resalta en su Informe de Institucionalidad Económica que para dinamizar su comercio internacional, Nicaragua también requiere agilidad, predictibilidad y eficiencia en su administración aduanera. De ahí que en el Informe se aborden los avances y tareas pendientes en la gestión aduanera de Nicaragua y sus implicaciones para la logística del comercio transfronterizo.

Dentro de los avances identificados por la Fundación en este ámbito se encuentra que la agilidad de los procesos del comercio exterior vía Puerto Corinto ha mejorado, gracias a medidas concretas, como la construcción del antepuerto y la coordinación de las instituciones que forman parte de la Ventanilla Única de Puerto Corinto. Sin embargo, continuamos mostrando rezagos respecto a nuestros vecinos centroamericanos y hay poca información sobre el desempeño de las fronteras terrestres, por donde pasa buena parte de los productos que exportamos e importamos. A nivel regional se observan algunos avances para disminuir los tiempos de cruce en frontera, mediante el uso de sistemas informáticos que unifican información y permiten su intercambio previo a la llegada de las mercancías a la frontera.

El Informe también refleja percepciones de los usuarios, quienes señalan discrecionalidad en aspectos como las inspecciones, el valor, clasificación arancelaria y origen de la mercancía. De ahí que se resalte la importancia de reducir la discrecionalidad en la aplicación de las normativas, por ejemplo en el uso del “semáforo” que determina el tipo de revisión que se hace a la mercancía.

Otro de los factores que incide en la baja agilidad de nuestras exportaciones e importaciones son los problemas de coordinación entre las instituciones que facilitan la documentación requerida para exportar e importar. La mitad del tiempo del proceso de exportación e importación se debe a la obtención de los permisos respectivos. Una Ventanilla Única del Comercio Exterior donde no solo exportadores, sino también importadores pudieran realizar trámites y declaraciones en línea podría ayudar a superar estos obstáculos para los importadores, tal como la Ventanilla Única de Exportaciones ayudó a los exportadores, disminuyendo así no sólo el tiempo sino también los costos en su tramitación. En el tema de la coordinación interinstitucional en la frontera, la experiencia de la Ventanilla Única de Puerto Corinto demuestra cómo se pueden agilizar trámites y reducir tiempos de espera en el corto plazo.

FUNIDES invita a una discusión amplia sobre estos retos. Enfrentándolos de una manera inteligente, consensuada y con determinación, lograremos una mayor competitividad para nuestra economía.